La importancia de los cambios en la mujer

 

Se dice, y con razón, que lo único constante en la vida es el cambio. Pero muchas de nosotros decimos ¡basta de tantos cambios! ¡Déjenme tranquila aunque sea por 24 horas! Y es normal reaccionar así de vez en cuando...pero la realidad es que...los cambios vienen, se instalan, y forman parte de nuestras vidas.

 

Cuando aprendimos a cocinar las ricas comidas de la suegra, el marido se pone a dieta por culpa del colesterol y la tensión alta.

Cuando por fin la casa se termina, los hijos se van.

Cuando por fin tenemos tiempo para estudiar, perdimos la motivación de hacerlo. Cuando llegó la herencia de la abuela, ya no tenemos tantas ganas de viajar por el mundo...

 

Pero para ser personas productivas, debemos asumir y entender el cambio. Cada cambio es una oportunidad de crecer. Lo importante es aprovechar el cambio.

 

¿Por qué resistimos tanto el cambio? La mayoría de nosotros

quisiéramos crear un microclima en nuestro hogar, donde todo se hace de manera regular, ordenada...predecible. El cambio nos confronta con esta ansiedad: de que no podemos controlar todas las cosas, y que debemos hacer los ajustes apropiados a los cambios. Las rutinas nos dan una sensación de orden, de control, aunque terminemos con vidas aburridas y sin desafíos.

 

Pero la vida cambia. Los cambios provocan inestabilidad y desafíos. Podemos reaccionar como una mula empacada...o podemos analizar y sacar los beneficios al cambio. Aun las dificultades de la vida nos demuestran que endurecernos frente a los cambios no ayuda. Nos enfermamos de amargura y de resentimiento, y lo peor de todo, ¡no ayuda a nada!

 

Aprende a descubrir que los cambios significan algún tipo de pérdida, aun si el cambio es para bien. ¿Te mudaste a una casa más nueva y cómoda? Seguirás extrañando tu casa anterior. Claro, ¡hay recuerdos allí! Disfrutas que tus hijos crezcan, pero por ahí, ¡una se siente viejita! Al reconocer que los cambios tienen pérdida, podrás entender tus emociones, y podrás valorar lo que dejas atrás pero también abrazar lo que hay por delante.

 

Para la mujer: La mujer, sobre todo dentro del hogar, tiene que entender que tiene opciones, no limitaciones. ¿Qué quieres lograr en estos meses? ¿En los siguientes años? Trabaja en metas propias y personales. A la par que tu marido trabaje, puedes trabajar, puedes estudiar, puedes realizar trabajos solidarios...Habla con otras mujeres que están superando los obstáculos y luchando en la vida. Verás que en ellas no hay mucho lugar para la auto-lástima, que no esperan que las cosas lluevan del cielo, sino que ponen mucho esfuerzo y sabiduría en salir adelante.

 

Asegúrate de entender qué es lo que anda mal en tu vida. Demasiadas veces achacamos nuestros males a nuestro entorno...por ejemplo, estamos cansadas y agotadas pero no ponemos límites a la familia para poder descansar apropiadamente. ¡Preferimos quejarnos de la incomprensión en lugar de decir, Alto Ahí, Siesta para Mamá! Entender lo que nos pasa ayuda a buscar soluciones. Quizás estudiar o realizar un curso interesante sea la respuesta a una vida monótona, una desafío a desarrollar un talento. Quizás debamos darnos cuenta que el problema es que...estoy enojado con mis rollitos...y debo hacer más gimnasia y cuidar mis comidas.

 

Y si  estás creciendo y logrando tus objetivos, tendrás el efecto dominó en tu familia...ellos también serán influenciados para crecer. Y qué mayor satisfacción que la familia sea desafiada.

 

Pero, hay que empezar por una misma. ¡Yo voy a cambiar!

 

Please reload

Posts Destacados

¿Qué es el éxito? Parte I

27/06/2015

1/2
Please reload

Posts Recientes

17/07/2019

Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Desde La Argentina

Evelyn Saint​© 2015

Creado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now