Un espacio de reflexión y crecimiento personal

¿Qué ves? Lecciones de Miguel Ángel


Había un bloque de mármol de Carrara, de 5 metros de altura y 5,5 toneladas de peso, llamado “el gigante” por los canteros. Varios escultores habían intentado encontrar uso a este bloque pero no lo encontraron. Un escultor de nombre di Duccio intentó usarlo, pero terminó dejándolo con un gran agujero que aun más lo inutilizaría.

Pero en 1501, el joven escultor y pintor Miguel Ángel (a los 26 años), comenzó a estudiar este bloque, que estaba parado en el patio del Departamento de Obras de la catedral, en Florencia, Italia, abandonado por más de 40 años.

Al tiempo, comenzó a esculpir su obra, y trabajó durante cuatro años esculpiendo el mármol. Lo hizo fuera de la vista de los curiosos. Cuando por fin terminó y reveló su escultura, asombró al mundo con su arte. Salió a la vista el David de la Biblia, una colosal escultura.

El hueco que había quedado en ese mármol desechado hizo que Miguel Ángel hiciera que la figura de David se apoyara sobre su pie derecho, así salvando este desperfecto.

Frases atribuidas a Miguel Ángel:

“Cada bloque de piedra tiene una estatua en su interior y es la tarea del escultor descubrirla.”

“La escultura ya estaba dentro de la piedra. Yo, únicamente, he debido eliminar el mármol que le sobraba.”

“Vi el ángel en el mármol y tallé hasta que lo puse en libertad.”

Miguel Ángel encontró una oportunidad en un desperdicio, sacó lo mejor ante un desperfecto. Perseveró hasta lograr su objetivo.

¿Qué estás mirando en tu bloque de mármol, aquella dificultad que hoy enfrentas? ¿Un imposible o una oportunidad?

¿Encontrarás arte, belleza y propósito en tus obstáculos?

¿Cómo transformarás tus problemas en desafíos productivos?

¿Qué ves? Tu mirada marcará la diferencia.

Posts Destacados
Posts Recientes