Un espacio de reflexión y crecimiento personal

Desafíos en el uso de las redes sociales


Facebook fue creado en 2004. Twitter en 2006. Whatsapp en 2009. Instagram en 2010. Estas y otras redes ¡cómo nos cambiaron la vida!

En las redes encontramos información de lo que la gente come, si está saliendo con alguien, cómo se siente emocionalmente, cómo va su vida romántica, y sobre todo, muchas fotos de uno mismo por medio de las selfies. Antes de las redes sociales, esta información era mayormente privada de la persona, o compartida con unos pocos. Hoy gran parte de la vida diaria de una persona es puesta en público en las redes.

Los estudiosos se preguntan, ¿qué lleva a la gente a publicar tanta información personal en las redes? ¿Por qué tantas opiniones personales expuestas ante todos? Por un lado, las personas más extrovertidas publican más que las personas introvertidas. Hay gente que busca paliar su soledad por medio de las redes. Otros hacen catarsis, como una forma de terapia improvisada. Unos estudios indican que las personas más emocionales e inestables publican más que las personas estables, buscando recibir reafirmación y contacto por las redes. El error es pensar que la cantidad de likes aumentará la autoestima de la persona, lo cual es irreal, aunque da la sensación de minimizar el malestar, si bien por poco tiempo. El cerebro recibe un pequeño shock de dopamina al ver los likes en las publicaciones.

Los jóvenes entre 16 y 24 son quienes consumen el 91% del internet para las redes. Los jóvenes que pasan más de dos horas diarias en las redes tienen mayor riesgo de ansiedad y menor salud mental. Para los jóvenes puede ser dañina la comparación con los modelos físicos “perfectos” de otros. (Ha aumentado la demanda de cirugías estéticas entre los jóvenes). El consumo de las redes puede disminuir la calidad del sueño. Esta falta de sueño adecuado produce agotamiento, ya que el cerebro no se refresca.

El psicólogo y experto en redes sociales, José Manuel Garrido, afirma que, lo que se publica en las redes sociales revela mucho de nosotros mismos y expone las carencias que tenemos. Según Garrido, las personas que publican muchas fotos con su pareja, tienen la necesidad de mostrarse amados e importantes. Las excesivas selfies pueden revelar la necesidad de ser admirados y tenidos en cuenta, pero puede aumentar el ego-centrismo personal. Otra necesidad es comunicar que uno tiene una vida social importante, pero a la vez revela el temor a pasar desapercibidos. Otros expresan a través de las redes aquello que no logran comunicar en directo a las personas a su alrededor. Hay riesgos potenciales de que las redes sean adictivas y que formen dependencia. Puede fomentar el bullying, celos y envidias. El ciberbullying puede consistir en palabras hirientes, amenaza e intimidación hacia otros a través de las redes.

Hoy hasta los empleadores pueden buscar en las redes para conocer más, y poder evaluar otros aspectos de las personas que buscan trabajo. La pregunta es, ¿qué encontrarán en tus redes? Tu uso de las redes revela mucho de tu persona.

Como seres humanos, tenemos la necesidad de expresar y comunicar lo que estamos viviendo, por lo cual las redes son una herramienta útil al respecto, mientras no reemplace la interacción directa y “en vivo” con los demás, y que no sea excusa para un aislamiento. Muchos jóvenes se conectan mejor por las redes que en la interacción personal.

¿Qué aconsejan los estudiosos? Que tengamos un uso saludable de las redes, y que no busquemos depender de la aprobación ni aceptación de los demás para sentirnos bien.

La realidad es que las redes sociales impactan las vidas de las personas. Como adultos tenemos que enseñar a nuestros hijos a tener un uso responsable y seguro en las redes. Como adultos ser responsables nosotros mismos y ejemplo para ellos. Ciertamente hay muchos beneficios de las redes sociales, como fomentar la solidaridad, tener buena comunicación, ofrecer herramientas de salud y contención, y comunicarse globalmente con otros, expresando sus intereses y contenido creativo. Es una excelente herramienta para comunicarse con amigos y familiares que están a la distancia, así creando puentes de comunicación aún de lejos.

Conclusión: Así como las redes tienen beneficios, también las redes tienen su lado oscuro. Seamos sabios y prudentes al manejarlas. Que nosotros manejemos las redes y que las redes no nos manejen a nosotros.

Posts Destacados
Posts Recientes