Jardín de primavera

 

Comenzaron los días de más calor...y es hora de fijar la atención en el jardín, con el pasto sin color, con algunas plantitas quemadas por el frío...y ¡a regar se ha dicho! El verano pasado pasaba la mágica bordeadora cada varios días para dejar un jardín que a simple vista se veía impecable, verde, brillante...pero ahora que me pongo a mirar, la bordeadora hacía simplemente un trabajo superficial. Todo se vería lindo, es cierto, pero ahora que miro con atención mi jardín, veo millares de yuyitos (malas hierbas) esparcidos entre el pasto, entre las plantas...y me pongo a pensar, ¿busco la bordeadora o me pongo de rodillas con un buen cuchillo para quitar los yuyos de raíz?

 

Me decido por las rodillas, aunque primero debo regar muy, pero muy bien el jardín...si no, rompo el cuchillo, las raíces de los yuyos (malas hierbas) quedan igual, y en la primavera... ¡brotarán nuevamente todos los yuyos molestos! Así que, con ropa de fajina, una buena manguera y un buen cuchillo, me pongo a trabajar. Al principio parecen pocos los yuyos, pero saco una montaña...y aparecen luego otras montañas de yuyos...me tienta buscar la bordeadora y ¡zum! recortar la superficie. Pero no, estoy decidida a combatir los yuyos.

 

Por algo los psicólogos dicen que los que aman la jardinería sufren de menor estrés...Hay algo en el arrodillarse y sacar yuyos y plantar plantas que hace bien al alma. Meter las manos en la tierra y tocar la naturaleza. ¡Ver la belleza de la creación, tan generosa, tan hermosa a la vista! Por eso digo que el jardín es un claro reflejo de mi vida espiritual...

Regar a diario mi vida con pensamientos buenos, nobles, leer buenas reflexiones, meditar y orar para “aflojar” el terreno...

Ponerse de rodillas con cuchillo en mano para eliminar de raíz a los yuyos...la amargura, la desesperanza, la irritación, la falta de paciencia, el desorden... ¡ni un gramo de misericordia para estos yuyos molestos! (Y hablando de Roma, ¡qué raíces más profundas tienen estos míseros yuyitos...!)

 

Desmalezar, podar, y colocar plantitas nuevas...de proyectos nuevos, de una nueva receta para cocinar, un libro interesante para leer, un amigo para visitar, una salida con mis hijos, un abrazo para mi cónyuge, una colaboración a mi comunidad....

Sentarme al final del día a disfrutar de mi hermoso jardín...con flores de esperanza, plantas de creatividad, césped de la amistad...significa que valió la pena.

 

¿Quieres venir a sentarte conmigo a disfrutar de mi jardín?

 

Please reload

Posts Destacados

¿Qué es el éxito? Parte I

27/06/2015

1/2
Please reload

Posts Recientes

17/07/2019

Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Desde La Argentina

Evelyn Saint​© 2015

Creado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now