¡Anímate a más!

 

 

El escritor Henry Van Dyke escribe una frase reflexiva, “Utiliza los talentos que poseas; el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que cantan mejor.”

 

Y todos podríamos decir- Así es fácil, seguro que esto lo dijo un superdotado, ¿pero yo? ¡Ni en la ducha me animo a cantar!

Pero hay personas que se esconden detrás de un árbol mirando ver pasar la vida, con dos actitudes tan destructivas, la envidia y la auto-lástima: ”El otro tiene más que yo...” (envidia) “Yo no tengo nada para dar...” (auto-lástima). Estos dos pensamientos vienen del mismo horno de fuego. Y el que queda anulado...es uno mismo.

 

Y mientras tanto, el bosque queda silencioso, sin que ningún pájaro cante. ¿O canta el pájaro que se atreve? Porque el que escondió su talento lo hizo por su miedo. ¿Miedo al qué dirán? ¿Miedo a mí misma? ¿Otros miedos y excusas?

 

Cuentan que dos hermanitos patinaban sobre un lago de hielo, cuando en un momento se partió el hielo y uno de ellos cayó al agua, hundiéndose pesadamente en las aguas oscuras. El otro hermano gritó pidiendo ayuda, pero al no ver salida, encontró la manera de sacarlo a su hermanito. Cuando por fin llegaron personas al rescate, encontraron a los dos hermanitos, muertos de frío, pero abrazados y felices. Al analizar la situación, los adultos vieron que el hermano había realizado un milagro al rescatarlo. -¡No hay forma!- se decían- ¡No hay manera en que se podía rescatar a su hermano! ¡Era imposible salvarlo!- Pero una persona del grupo sabiamente dijo: -¿Será porque nadie le dijo al hermanito que era imposible?

 

¡Qué sería de nuestro país si cada persona hiciera lo bueno y necesario! Si cada uno diera de lo que tiene con sabiduría, si volcara sus dones al servicio de otros, si animara a todos los que los rodean, si se disciplinara para crecer espiritual y mentalmente, si cada padre formara en disciplina y amor a sus hijos, si cada hombre o mujer abriera más sus ojos a la necesidad que los rodea...si diéramos prioridad a las cosas de valor eterno...si cada músico soltara las canciones dentro de su corazón, si cada poeta escribiera sus poesías, si cada pintor pintara lo que lleva en su corazón, si cada persona hiciera más gestos de solidaridad y acción. ¡Si lo hiciéramos! ¿Y nosotros? ¿Alguna huella dejaremos en la vida?

 

Un hombre dijo, pensando en esto: -Espero que cuando me muera que haya por lo menos cinco de mis amigos que puedan sentarse durante mi velorio sin mirar sus relojes.

 

Somos muchos, muchísimos, pero el bosque todavía sigue demasiado silencioso. El bosque sigue esperando nuestra canción, nuestra alabanza, nuestro aliento. Falta que tomemos la decisión de soltar los dones y las habilidades. Si lo estás haciendo, ¡bravo! No te desanimes. ¡Es para valientes!

Es nuestra misión, y el mundo lo está esperando.

 

 

Please reload

Posts Destacados

¿Qué es el éxito? Parte I

27/06/2015

1/2
Please reload

Posts Recientes

17/07/2019

Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Desde La Argentina

Evelyn Saint​© 2015

Creado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now